blogURBS

Filmoderivas en el sur de Marruecos: Las ciudades del jardín del Draa

Antonio Palacios 10 septiembre, 2013

El contacto con contextos alejados y extraños suele proporcionar la perspectiva necesaria para poder observar mejor aquellos que consideramos cercanos y propios. En este sentido, el Workshop Eurmaroc 2012 | Miradas Cruzadas supuso para muchos toda una experiencia de descubrimientos y redescubrimientos basada en la inmersión en una realidad relativamente próxima pero enormemente diferente y no por ello menos compleja.

Si recorrer el Valle del Draa supone un aprendizaje para cualquier persona, hacerlo en el marco de un taller de trabajo interdisciplinar lo convierte en una oportunidad para revisar casi todas las ideas que creemos poseer acerca de nuestras disciplinas. Visitar las arquitecturas que componen estas antiguas ciudades de tierra para intentar comprender sus pautas de funcionamiento, tan locales y diferentes a lo que solemos estar acostumbrados, constituye un esfuerzo por reconocer este territorio desde su vivencia directa, desde el contacto con las personas que lo habitan y los espacios que lo conforman, algo que no sólo nos permite reconfigurar conceptos como construcción, estética o sociedad, sino que también nos hace tomar consciencia del delicado equilibrio que le da origen, lo mantiene y le permite perpetuarse.

Palacios 10092013 Mapa estructura valle 150ppp

El Valle del Draa conforma un espacio central, un oasis alargado, una anchura variable y fértil en torno a la cual se ordenan gran cantidad de pequeños asentamientos, una auténtica comunidad cuya supervivencia se encuentra totalmente vinculada a la existencia de este ámbito. Esta limitada franja territorial, unida a una sencilla línea infraestructural definida por la carretera, permite la articulación de un peculiar sistema urbano; una constelación de ksares en torno a este vergel inesperado, espacio protagonista y eje de actividad.

El río y sus aguas constituyen el principal motivo de la existencia de este territorio, son bases de su explotación y rigen sus dinámicas de funcionamiento. Desde la perspectiva de trabajo multidisciplinar desarrollada en el contexto del taller, nuestro entendimiento del valle parte del reconocimiento de esta infraestructura hidráulica que lo construye y que da lugar al gran número de procesos de apropiación y adaptación que los asentamientos han realizado sobre este espacio. Dejarnos perder en este territorio desconocido para así poder descubrirlo siguiendo la invitación del profesor Rafael de Lacour parece la mejor de las ideas. Utilizando la deriva de base situacionista como herramienta de exploración, nos sumergimos en este espacio con el pretexto de encontrar los caminos del agua que lo define.

Nuestra investigación se desarrolla indistintamente en los dos ámbitos presentes e interrelacionados, ciudad y oasis, en un intento por comprender la importancia de la gestión del agua en este territorio y su valor como posible herramienta de intervención.

El valor que en este trabajo se pretende dar al Valle radica en el espacio del agua y en todo lo representado en este lugar que sus habitantes definen como jardín. La linealidad que define a este oasis le hace ser entendido como un espacio continuo y común a todos los asentamientos. Este lugar, totalmente fuera del contexto desértico que nos había acompañado en nuestro viaje, se presenta diferente, lleno de vida y actividad, y se encuentra articulado por una estructura de caminos vinculados con la conducción del agua, que rige su funcionamiento y es responsable de su fisonomía.

Palacios 10092013 Camino rural 150ppp

Intentar reconocer estas vías posibilita la exploración de una serie de senderos, establecidos normalmente en torno a canalizaciones, que interconectan los diferentes pozos, puntos de mayor ebullición social del sistema que articulan de manera muy interesante todo este espacio. Su lógica de funcionamiento, íntimamente ligada a la explotación agrícola, conlleva una importante antropización de este ámbito que se manifiesta en una exhaustiva parcelación del mismo, materializada, como casi todo lo construido, mediante el trabajo de la tierra. Esta definición física del espacio se encuentra repleta de una enorme variabilidad, una diversidad en su cultivo que le aporta gran valor natural.

Más allá de esta función de subsistencia, el jardín supone también un interesante espacio de relación. Los pozos que horadan su suelo condicionan con su posición el territorio, constituyendo un mapa relacional que se ve complementado por las acciones protagonizadas por sus habitantes durante el trabajo de la tierra y el cuidado y recolección de los cultivos. Estas situaciones terminan por conformar su potencial como espacio de encuentro.

Palacios 10092013 Cultivos

Continuar esta exploración en el núcleo urbano supone completar de forma natural esta visión de la gestión territorial del agua. La existencia de depósitos que se nutren de la red general evita la captación directa del río en los procesos de suministro a viviendas. La evacuación de aguas pluviales tiene lugar gracias a la disposición de canales que sobresalen de las cubiertas para evitar la erosión de los muros de tierra de sus construcciones,  mientras que la gestión de aguas fecales se realiza mediante la localización de fosas sépticas que evitan el vertido directo de la suciedad al río. Nuevamente aparecen los pozos como elemento fundamental en estos núcleos, ya que gracias a su disposición en lugares singulares del entramado urbano, constituyen un aporte de agua pública necesario para algunos sectores de la población.

Este sistema basado en sencillas tecnificaciones permite disponer de una red que garantiza su funcionamiento básico pero que tiene su principal debilidad en el modo en el que se evacúan las aguas fecales. El complicado mantenimiento que requieren las fosas sépticas no garantiza evitar la filtración de aguas contaminadas al río, algo que podría afectar indirectamente a la calidad de los cultivos.

Palacios 10092013 Esquema intervencion alargado

Toda esta recopilación de información a base de experiencia directa del territorio nos hizo plantear varias cuestiones relacionadas tanto con la organización del agua en estos ámbitos, como con el importante papel de la participación social en el espacio común que supone el propio jardín. Para ello se propone, por un lado, la mejora de la gestión de las aguas fecales mediante la implantación de una red de humedales artificiales de flujo subsuperficial capaces de gestionar el reciclaje de las aguas de manera autónoma.

Por otro lado, se sugiere la relocalización en el jardín de puntos de uso vinculados directamente con la actividad agrícola que sustenta para intensificarla y optimizarla: Escuelas agrícolas, espacios para comunidades vinculados a comunidades de regantes, viveros, etc., suponen algunas de las apuestas que podrían compensar la homogénea centralidad actual del lugar.

Palacios 10092013 Intervencion urbana

—————————–

Este trabajo ha sido desarrollado desde el I Workshop Eurmaroc: Miradas Cruzadas por el equipo “Draa”.
Coordina: Antonio Palacios.
Equipo: Laura Barroso, María Angels Escur, Cristina Expósito, Ángela Fernández, Laura Fernández, José Antonio Martínez, María Martín.
Referencias:
Marruecos presahariano: hábitat y patrimonio = Le Maroc présaharien dirección: Xavier Casanoves; coordinación: Ramon Graus; textos: Jordi Badia… [et al.] Barcelona: Col·legi d’Aparelladors i Arquitectes Tècnics de Barcelona, 1998.
La Vivienda marroquí: notas para una teoría Alfonso de Sierra Ochoa Málaga: Algazara: Colegio de Arquitectos, 1996.
Art et architectures berbères du Maroc : Atlas et vallées présahariennes Salima NajiAix-en-Provence Casablanca : Édisud : Eddif, 2001.

Like this Article? Share it!

About The Author

Antonio Palacios

Arquitecto por la ETSA Granada y Máster Universitario en Urbanismo por la Escuela Internacional de Posgrado de la Universidad de Granada (2013). En 2010 fue seleccionado por su Proyecto Fin de Carrera "Infraestructuras de relación", junto a la investigación Dinámicas Territoriales en la Costa del Sol Occidental, como representante de la ETSA de Granada en el Encuentro Iberoamericano entre Escuelas de Arquitectura celebrado en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Ha participado en diversos proyectos de investigación y en la redacción del Plan Director del Hospital Real de Granada (fase I). A su vez, ha trabajado como colaborador en el proyecto “Iniciativas para la protección, recuperación y rehabilitación funcional de la Medina de Tetuán. Marruecos”, proyecto de cooperación financiado por el CICODE (2012).

Leave A Response