blogURBS

Izquierdas o derechas, ¿cómo está repartido el mundo?

María José Sánchez Megía 4 noviembre, 2014

La derecha y la izquierda es un tema de discrepancia a nivel mundial y no sólo en cuestiones políticas, me refiero simplemente a la forma de circular por nuestras calles y carreteras.

Según los británicos, todos los europeos conducimos por el lado equivocado de la carretera, el derecho, sólo se salvan ellos, irlandeses, alguna ex colonia británica y algún otro país “que juega al despiste”.

Pero, ¿tendrán ellos razón? o ¿hay alguna causa lógica para que casi todo el mundo circule por la derecha? Empecemos por el principio y vayamos poco a poco desliando el asunto.

Actualmente, y en el mundo civilizado, los dos sentidos de circulación se separan a ambos lados de la calzada por cuestiones de seguridad. Cerca del 34 % de la población mundial conduce por la izquierda y un 66 % lo hace por la derecha. Si se analiza por kilómetros, el 28 % conducen por la izquierda y el 72 % por la derecha.

¿Cómo empezó a liarse?

Históricamente, parece que el origen de todo este embrollo tiene que ver, entre otras circunstancias, con la naturaleza del ser humano, su comodidad y, aunque parezca inverosímil, de su agresividad.

Resulta que sus orígenes se relacionan con temas bélicos y violentos puesto que, dado que la mayor parte de la población es diestra, resulta fácil pensar que los jinetes inicialmente circularan por la izquierda para dejar la mano derecha libre y así poder empuñar un arma y defenderse del enemigo que viene por su derecha. Esta hipótesis, en la que circular por la izquierda sería el modo más natural, queda reforzada con el descubrimiento de caminos romanos en los que se comprueba que se circulaba así u otros hallazgos al respecto encontrados en civilizaciones tan lejanas y sin contacto alguno como puede ser Japón.

Otra hipótesis menos radical sitúa al jinete a la izquierda para poder saludar con la derecha a los viandantes o a los jinetes o carros con los que se cruzara. También, porque a la hora de cabalgar por el lado izquierdo de la calzada se podría utilizar la fusta con la mano derecha, con lo cual, sería muy improbable herir a algún peatón.

…..No me fastidies, que ¡al final va a resultar que los que tienen la razón son los británicos!

A la hora de ubicar históricamente el asiento del conductor también hubo polémica. Unos decían que debía estar lo más cerca posible del centro de la calzada para poder observar el tráfico en sentido contrario; otros, que debía situarse lo más alejado posible del centro de la calzada para no dañar su vehículo en muros, alcantarillas, etc., a la vez que los peatones serían mejor observados por el conductor y se reduciría el número de atropellos y, cómo no, también había opiniones para que el conductor fuese en un asiento en el centro del vehículo. Finalmente, la primera de las opciones ganó importancia.

Una curiosidad a este respecto es que en Francia se escogió inicialmente el lado exterior para así disponer de un mejor acceso a las garitas de control de las carreteras. De esta circunstancia parece provenir el hecho de que en todos los garajes se circule por la izquierda puesto que las máquinas expendedoras de tickets deben situarse en el mismo lado del volante y así para poder tener fácil acceso a ellas.

En cuanto a comodidad, movimientos de precisión, etc., podemos encontrar ventajas y desventajas tanto al conducir por la izquierda como por la derecha en automóviles, bicicletas, ciclomotores,  peatones, etc. Simplemente es cuestión de unificarse.

(Aquí puedes consultar el mapa histórico del mundo que muestra el sentido de circulación de todos los países en la actualidad y los cambios ocurridos en el pasado a partir del cambio de Finlandia en 1858.)

Históricamente, varios países han seguido diferentes criterios de circulación según la época y según los territorios del país (p. ej., en Canadá hasta la década de 1920, España, Brasil y otros). Actualmente, China, los Estados Unidos y el Reino Unido, cada uno tienen territorios que no siguen las reglas de tránsito mayoritarias del país. En China, los conductores circulan por la derecha, mientras que en algunas regiones de Hong Kong y Macao conducen por la izquierda. En los Estados Unidos, la conducción es por la derecha, mientras que el tránsito en muchas islas del Caribe es por la izquierda. Sin ir más lejos, en el Reino Unido se conduce por la izquierda, pero en Gibraltar se conduce por la derecha.

look right-look left

Izquierda. Advertencia en un paso de peatones en Australia advirtiendo a los “guiris” de que el tráfico viene por la derecha / Derecha. Advertencia en un paso de peatones en Gibraltar advirtiendo a los británicos (no “guiris”) de que el tráfico viene por la izquierda (Fuente)

¿Qué sucedió en España?

Hasta los años treinta no existía legislatura al respecto en España. En algunos territorios como Barcelona se circulaba por la derecha, mientras que en otros, como Madrid, se hacía por la izquierda. El 1 de octubre de 1924, Madrid cambió el sentido de circulación a la derecha y todo sucedió de la siguiente manera.

Ya avanzado el  siglo XX, el sentido de la circulación por el centro de las ciudades no era obligado debido al escaso tráfico de carruajes y automóviles. Cuando los vehículos empezaron a “invadir” las calles fue necesario poner algo de orden en el tráfico con el “Reglamento de Vehículos de Motor Mecánico de 1918”, pero no fue suficiente, ya que únicamente se establecieron algunas normas de circulación, entre las cuales alguna de ellas se referían a los sentidos de circulación, pero no homogeneizaba todo el territorio español. Tal era el “desbarajuste” que en Madrid hubo de dictarse un bando para conocimiento de la población: “En Madrid, en la Dehesa de la Villa deberán seguir -los carruajes y automóviles- la mano derecha… En el paseo de la Moncloa deberán circular por el lado izquierdo… En la carretera de Madrid a La Coruña, desde el punto en que la línea del tranvía abandona la carretera, debe seguir la mano derecha…”, y así en varios lugares de la Villa y Corte.

Esta extraña situación se arregló el 10 de abril de 1924 con otro bando que modificaba la situación anterior y obligaba a todos los vehículos a circular por la derecha de las calzadas.

Y aunque ya nadie se acuerda de que esto sucedió hace menos de un siglo, sí que nos queda algún recuerdo del mismo, como por ejemplo el caso del Metro de Madrid, que circula por la izquierda (no el de otras ciudades como Barcelona).

¿Qué ha ocurrido al respecto en otros países?

En Estocolmo y Mälmo, el cambio en el carril de circulación se hizo una noche del sábado al domingo, prohibiéndose circular entre las 22 horas del sábado hasta las 15 horas del domingo, y así los operarios pudieron remplazar toda la señalización en una sola noche.

Ahora le tocó el turno al curioso caso de Suecia, que cambió el lado de la circulación en 1967. Högertrafikomläggningen significa algo así como “reconfiguración de la circulación por la derecha”, y eso fue justamente lo que ocurrió en Suecia el domingo, 3 de septiembre de 1967, entre la 4:50 y las 5:00 de la madrugada. A las 4:50 se paralizó todo el tráfico del país, los siguientes diez minutos se emplearon para que todos los conductores se cambiaran de lado, y a las 5:00 en punto de la madrugada todo el mundo comenzó a circular por la derecha.

Para llevar a cabo la Högertrafikomläggningen se nombró una comisión especial para dirigir el cambio y se implantó un programa educativo durante cuatro años asesorado por psicólogos. También se creó un logotipo específico sobre el llamado día D en España y día H en Suecia (Dagen H, en sueco, donde la H significa Höger, derecha) que fue estampado en 130 000 señales de tráfico y miles de artículos para que el cambio no pasara desapercibido. Toda la señalización de las intersecciones fue cambiada y duplicadas las señales para descubrir las nuevas el mismo Dagen H. En total, se cambiaron unas 360 000 señales y se restringió el tráfico entre la 1 y las 6. La imagen izquierda muestra una escena callejera del algo caótico día después; la imagen derecha forma parte de la campaña para facilitar el cambio.

Dagen H Suecia

Una curiosidad añadida al día H es la baja tasa de mortalidad vial de aquel año con respecto al anterior (el número de fallecidos se redujo de 99 a 59, en el mes de septiembre, y de 1313 a 1077 en el total del año). De ella se deduce que el cambio no resultó perjudicial, quizá porque los conductores prestaron más atención mientras conducían. Después de Suecia, Islandia fue el último país europeo en cambiar el sentido de la circulación. Nadie habla en la actualidad de circular nuevamente por la izquierda en Europa, a pesar de la polémica que sigue planteándose en el Reino Unido, poco dispuestos a olvidar una tradición milenaria. En cualquier caso, el ejemplo de Suecia demuestra que el cambio puede ser realizado sin consecuencias negativas.

¿Qué pasa en la frontera?

Existen muchos países que circulan por un lado diferente al de sus países vecinos, y de ahí la pregunta que da título a este texto.

En la actualidad, Tailandia es particularmente curiosa ya que es el único país de tamaño considerable que tiene casi todos sus límites con países que conducen por el lado opuesto. Tailandia está llena de cruces fronterizos. La imagen izquierda muestra una señal de cambio en las direcciones del tráfico en la frontera Laosiana-Tailandesa. La solución Tailandesa es la más sencilla de todas,  pues lo resuelven con cruces tipo “scalextric”, un par de semáforos y una señal de advertencia antes de llegar al cruce. En la imagen derecha se puede observar el Puente de la Amistad, que separa Tailandia de Laos. En la frontera de Brasil con Guyana se utiliza una solución similar a la tailandesa pero sin semáforos, se trata de un túnel en el punto en el que se cruzan los carriles que permite cambiar de un sistema a otro. (Fuente.)

La solución tailandesa

Y ahora, el más “difícil todavía”, es el caso del Puente de Loto que une China con Macaco, toda una obra faraónica que resulta tan compleja como innecesaria. Y no es el único caso de “ingeniería cósmica a la vez que cómica”, se trata de uno de los puntos en los que se puede cruzar la frontera entre China y Hong Kong que yo, después de un rato aquí pensando frente al nudo y analizándolo detenidamente, no tengo ni idea de cómo debería ser transitado.

La solución china

En definitiva, aunque originariamente los británicos pudieran ser los poseedores de la lógica y la razón (allá por el siglo XIX), lo más sencillo sería que ahora, y en el siglo XXI, en todas partes se condujese por el mismo lado y, teniendo en cuenta que las dos terceras partes del mundo lo hacemos por la derecha, parece que lo lógico sería que el Reino de la Gran Bretaña se “bajara del burro” y se “dejaran llevar”, un poquito, sólo un poquito, pero eso es difícil que pase, ni en cuanto al lado de circulación, ni a los tipos de enchufes, tono de voz, gustos, algunos llevan falda (y sin nada debajo) y ese tipo de humor que sólo ellos poseen, disfrutan y entienden. A su favor, he de decir que ya han cambiado las monedas y las unidades de medida. Por otra parte, los ingleses también tienen cosas y costumbres buenas, pero será en otro post.

Like this Article? Share it!

About The Author

María José Sánchez Megía

Arquitecta Técnica, Graduada en Ingeniería de la Edificación y Máster en Prevención de Riesgos Laborales. Actualmente trabaja como autónoma y está en búsqueda y captura de un puesto de trabajo digno.

Leave A Response