El concepto político de la vida urbana

Baltasar Fernández-Ramírez

Resumen


Nos preguntamos si es posible un concepto genérico del hecho urbano. Descartamos las concepciones que tienen que ver con lo meramente físico de la distribución de las personas en el espacio, tanto en la extensión como en la densidad, y con la existencia de límites, internos o externos, que permitan visiones de conjunto de la ciudad. Ninguna de ellas distingue con claridad el hecho urbano de la vida en otro tipo de asentamientos, o llevan a la conclusión de que todo es ciudad, con lo que no sabemos qué hay de específico en esta afirmación. Por otra parte, entendemos que el concepto clásico de la ciudad ideal está prácticamente desaparecido en nuestra época, sin necesidad de entrar a discutir las alternativas postmodernas que lo han sustituido. En su lugar, reinterpretamos la actitud de indiferencia del urbanita (blasé) como un modo educado de dejarnos en la libertad de nuestras vidas, y exploramos los valores de la urbanidad y la vida política en la ciudad, entendidas en el modo clásico de la policía o pulcritud en las buenas maneras y costumbres. Entendemos la ciudad, por fin, en términos de la buena marcha del orden social, en el que los vecinos nos damos nuestras propias maneras de vida en ordenada convivencia, cediendo parte de nuestras responsabilidades en un cuerpo municipal, jurídicamente constituido, del cual esperamos que sirva a nuestros intereses, y nunca pretenda lo contrario.


Palabras clave


Ciudad ideal; policía; orden social; el hecho urbano.

Texto completo:

PDF




URBS. Revista de Estudios Urbanos y Ciencias Sociales ISSN: 2014-2714. Universidad de Almería, Almería