Toda la actualidad del Departamento de Ingeniería Química de la UAL – ISSN: 2695-530X

Investigación

Entrevista a Jose Antonio Sánchez Pérez

Fotografía: Parte del equipo investigador Ingeniería de Bioprocesos y Tecnologías del Agua

«Mi objetivo es ayudar a la gente joven a brillar»

Sabiendo lo difícil que es encontrar un hueco en su agenda, el investigador Prof. José Antonio Sánchez Pérez simultanea tareas, buscando la forma de no desatender a nadie. Nos recibe en un amplio despacho de la Dirección del CIESOL, mientras delega pero sin desatender detalles de la supervisión, la tarea de crear la página web del Centro. Continúa en su reunión anterior mientras supervisa que esperemos a gusto y no por un tiempo demasiado prolongado.

Cuando podemos empezar la entrevista, tampoco abandona su puesto de vigilancia y guía, cuidando que las pausas en la conversación permitan sintetizar adecuadamente las ideas.

¿Cómo ha sido la evolución del grupo de investigación que diriges?

El grupo de investigación se denomina Ingeniería de Bioprocesos y Tecnologías del Agua. Originalmente se inicia para diversificar la investigación en el Departamento de Ingeniería Química, que hasta el 2000 estaba centrada en la Biotecnología de microalgas marinas. Decidimos enfocarnos en la fermentación de hongos filamentosos con miras a obtener productos farmacéuticos. Comenzamos también a colaborar con la plataforma solar y por eso comenzamos a trabajar también, a la par, en la descontaminación de aguas residuales, inicialmente combinando métodos biológicos y fotoquímicos. Al principio podíamos simultanear proyectos de investigación en ambas temáticas, pero llegó un momento en el cual el Plan Nacional de investigación modificó su estrategia y ya no me permitió ser investigador principal de más de un Proyecto a la vez y tuvimos que decidir por una u otra línea, así que nos quedamos con el tema aguas.

¿Y por qué elegisteis aguas frente a la obtención de fármacos?

Principalmente por dos motivos: uno, que creemos que el tema del agua es especialmente relevante en Almería, y segundo, porque las posibilidades de financiación eran también mayores en esta línea.

¿Podrías resumirnos de forma simple y breve la principal actividad del grupo?

Sería en palabras simples, el tratamiento terciario de aguas residuales para poder ser reutilizadas en agricultura.

¿Y cuál de todos los problemas del agua intentáis resolver?

Principalmente está claro que las aguas tienen que ser reutilizadas, sobre todo en Almería. Y existen dos temáticas cruciales a resolver para poder aprovechar esa agua y que tenga una excelente calidad sobre la que trabajamos nosotros: por un lado estudiamos cómo eliminar de ella los residuos de antibióticos que puedan contener, y por otro, eliminar las bacterias que han desarrollado resistencia a los antibióticos. Son dos problemas fundamentales de hoy en día a nuestro entender.

¿Es un grupo numeroso?

No, somos un grupo pequeñito en cuanto a las personas que lo conformamos. Somos tres hombres entre el personal digamos fijo, estable, del grupo, pero todo el resto del grupo (actualmente 3 doctoras y 2 doctorantes) son mujeres. Sobre ellas recae el mayor peso de la investigación.

¿Y tenéis pensado seguir siempre en esta línea de investigación o creéis que en el futuro os dirigiréis a alguna otra temática?

El grupo está muy consolidado en el tema de tratamiento terciario de aguas residuales y creo que en el futuro seguiremos desarrollando y mejorando la tecnología pero, por ahora, sobre esta línea de investigación.

Ciertamente el tema de aguas es importante para nuestra sociedad… ¿cómo más tenéis en cuenta las necesidades de la sociedad en vuestra investigación?

En Almería la reutilización del agua es fundamental y se liga a diversas actividades. Ayudamos a la agricultura al permitirle ser más sostenible; reutilizando el agua, ayudamos al ciudadano mejorando la calidad del agua que consume…Pero además el grupo tiene capacidad de anticiparse y estar preparado ante otras circunstancias que puedan presentarse. Por ejemplo, el tema COVID. Nosotros, frente a la pandemia no dudamos en estudiar la posibilidad de ayudar con nuestra investigación, por supuesto en conjunto con otros grupos, para estar preparados por si se nos requiere que colaboremos en temas como la posible presencia de COVID en aguas residuales, su detección y eliminación.

¿Estáis preparados para ello?

Sí, por supuesto, tenemos todo a punto para que si alguna institución nos lo solicita podamos colaborar. Bueno, y no sólo trabajamos en temas de importancia para la sociedad sino que además trabajamos con empresas. Aqualia es un socio importante. Con ellos desarrollamos la cátedra Aqualia, con la cual divulgamos todo el proceso para la utilización del agua, impartimos cursos de verano… y divulgamos nuestro conocimiento además, por supuesto, en foros científicos de muy alto nivel.

Pero vuestro grupo además está en una universidad… ¿no? Imagino que alguna repercusión positiva tendrá este grupo sobre el estudiantado.

Por supuesto. El estudiantado, por una parte se beneficia porque la docencia que recibe, en varias titulaciones, está actualizada con los conocimientos que vamos desarrollando dentro del grupo. Además, pueden hacer con nosotros trabajos de fin de carrera, trabajos de fin de máster, tesis doctorales, que son el máximo nivel de estudios al que se puede aspirar. Además, me siento muy orgulloso de que aproximadamente un 50% de nuestros doctorantes han recibido premio extraordinario de doctorado en los últimos años. Es muy gratificante ver que obtienen esos logros.

Tendréis muchas solicitudes de estudiantes que quieren trabajar con vosotros… ¿qué esperáis vosotros de esos estudiantes?

Bueno, un buen expediente es una carta de presentación importante, pero sobre todas las cosas, nosotros miramos el interés, las ganas de trabajar. Es igual o más importante y la característica fundamental que buscamos.

Si tuvieras que hablar desde el fondo de tu corazón acerca de la actividad que realizas como director del grupo de investigación…qué te gustaría decir?

Para mí dirigir un grupo de investigación es ayudar a que la gente joven, en nuestro caso mujeres, brille. Trabajar para que ellas sean buenas investigadoras. Lo más importante que ellas me confían es su tiempo, y mi misión es que su tiempo nunca esté desaprovechado, que todas sus acciones sean encaminadas a impulsarlas a brillar. Siempre digo que los recursos materiales son bienvenidos, facilitan la tarea, que la investigación puede adaptarse a los recursos que uno tiene, pero el tiempo de las investigadoras es lo más valioso que tenemos y no se recupera.

La interacción con José Antonio aporta una impronta de simpatía y saber escuchar. Es evidente que se plantea objetivos claros y va hacia ellos. Rapidez, certeza y seguridad en las respuestas enfatizan su rapidez de pensamiento, permitiendo entender la capacidad evidente del grupo que dirige, de analizar y sacar provecho de cada circunstancia para el desarrollo y crecimiento de su labor investigadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.