Toda la actualidad del Departamento de Ingeniería Química de la UAL – ISSN: 2695-530X

Formación

Experiencias de estudiantes: La experiencia de Agustín Alvárez

Fotografía: Universidad de Almería

Desde que entré en bachillerato tenía claro que quería estudiar Ingeniería Química porque siempre he sentido curiosidad por entender el mundo que nos rodea y cómo poder mejorarlo; además de gustarme las asignaturas relacionadas con la ciencia como química, matemáticas y física. Así que en cuanto aprobé las Pruebas de Acceso a la Universidad, indagué donde podía hacer la carrera y la universidad más cercana que la ofertaba era la de Almería.

Durante mi primer año, curso 2013-2014, que coincidió con mi primer año fuera de casa, me apunté a un grupo de clase por la tarde donde, casualmente, me encontré con gente que era mayor que yo. Era un grupo en el que había mucha gente que trabajaba ya que ese horario les permitía asistir a la universidad ( estos últimos años he visto menos esta tendencia). Creo que esta circunstancia influyó en que no pudiera conocer a mucha gente de la clase. Considero que tener a un grupo de compañeros de clase con los que poder estudiar y pasar apuntes es fundamental en la carrera.

Agustín Alvarez Alvarez
Estudiante del Grado
Ingeniería Química Industrial

Con respecto a las clases, noté bastante el cambio de pasar del instituto, donde los profesores solían estar más encima de ti, a la universidad que, dependiendo del profesor, te tenías que ‘buscar las habichuelas’ para conseguir apuntes, ejercicios… Luego me encontré con que solo tenía una sola asignatura de química ese año y mirando el plan de estudios tenía otra en segundo. Pero cuando de verdad veíamos más materia relacionada con la química era en 3º de carrera y todas las demás asignaturas eran de la parte industrial que, en ese momento, no entendía por qué tenía que dar tantas si no las relacionaba con el concepto de ingeniería química que tenía en mi cabeza. Todo esto, me provocó un cierto desencanto con la carrera y me hizo perder un poco la motivación. Al final, terminé el año aprobando pocas asignaturas y eso hizo que dejara la carrera por un tiempo.

Pasaron 4 años, en los cuales tuve bastante tiempo para reflexionar y para ver las cosas desde otro punto de vista y con más madurez. Así que incorporé de nuevo a la carrera. Entre esos años, y después de mi primer año un poco desastroso, eran frecuentes algunos comentarios de gente cercana del tipo “no pierdas tiempo en la carrera”, “salte de la carrera y haz un módulo que es más fácil”, “la carrera no es para ti” …

Aun así, nada me quitó las ganas de volver a empezar y así lo hice. No pude tomar mejor decisión. Así que en el curso 2018-2019 decidí ‘volver a la uni’. Durante el año de mi vuelta noté un poco el haber estado tantos años desconectado y me costó un poco el volver a coger la rutina de estudiar, pero nada que no se pudiera solucionar con muchas horas de biblioteca. Como comentaba antes, fue muy importante el haber conocido a un buen grupo de compañeros de clase con los que poder estudiar;, a pesar de la pandemia, nos llamábamos por videollamada para estudiar y darnos ánimos.

A día de hoy, acabo de terminar el 2º curso y puedo decir que, a nivel académico, me fue bastante bien, pudiendo aprobar todas las asignaturas de estos 2 cursos.

Con respecto a las asignaturas de la parte de industrial que muchas veces consideramos más duras, en mi caso, al final era más la ‘película que me montaba en mi cabeza’ que lo que realmente era. Puedo decir que en estos dos años he aprendido muchísimo y he encontrado cosas interesantes de otras asignaturas que no tienen que ver con la química. Terminé viendo todas estas asignaturas como una oportunidad de aprender un poco de todo, que esa es la suerte de estudiar una ingeniería industrial, que al final terminas sabiendo un poco de mecánica, electrónica y eléctrica además de química.

Como consejo a futuros estudiantes, primero quiero aclarar que no es lo mismo la carrera de ingeniería química que ingeniería química industrial que es lo que oferta la Universidad de Almería. Así que es normal que tengamos que saber tanto de la parte de industrial y no de tanta química como en ingeniería química. Además, la universidad oferta un Máster de Ingeniería Química que complementa a la carrera y se da esa parte de química que al grado le falta. Por eso es importante ver bien el plan de estudios de la carrera para ver si es lo que de verdad te interesa hacer. Por otro lado, veo importante que haya una buena comunicación entre los alumnos que entren al grado y los más “veteranos”, ya que pueden aconsejarles en muchos temas, como, por ejemplo, la elección de asignaturas a la hora de hacer la matrícula que es fundamental para tener un buen año académico.

Como conclusión quería deciros que no os desaniméis si al principio lo veis difícil o si os va mal el primer año. Esto más bien es como una carrera de fondo y si eres persistente terminarás por conseguir tu objetivo y no importa si has tenido que dedicarle a la carrera 4 o 7 años o si has empezado con 18 o, como en mi caso, con 25 años porque vas a ser un ingeniero igualmente cualificado en cualquiera de los casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.