Tribunal de Cuentas Europeo

tribunal-de-cuentas-europeoEl Tribunal de Cuentas Europeo (TCE), fue creado en 1977. Tiene su sede en Luxemburgo y está compuesto por un miembro de cada país de la UE designado por el Consejo. Los miembros eligen entre ellos al que será su Presidente durante un período renovable de tres años.

Su función principal es comprobar que los fondos de la UE se perciben y se utilizan correctamente y contribuir a mejorar la gestión financiera de la UE.

En su calidad de auditor externo independiente de la UE, el TCE vela por los intereses de los contribuyentes europeos. Aunque el TCE no tiene capacidad jurídica, contribuye a mejorar la gestión del presupuesto de la UE por parte de la Comisión Europea e informa sobre las finanzas de la Unión.

Audita los ingresos y los gastos de la UE para verificar que la percepción, uso, rentabilidad y contabilidad de los fondos son los correctos y además supervisa a cualquier persona u organización que maneje fondos de la UE, en particular mediante controles puntuales en las instituciones de la UE (especialmente en la Comisión), los Estados miembros y los países que reciben ayudas de la UE.

La labor de fiscalización del Tribunal se centra esencialmente en la Comisión Europea, puesto que es la responsable principal de la ejecución del presupuesto de la UE. Sin embargo, también colabora estrechamente con las autoridades nacionales, ya que la Comisión gestiona junto con ellas la mayor parte de los fondos de la UE (cerca del 80%).

Enlaces de interés